Todas estas experiencias las pasamos juntas el día 23 de Marzo 2010 cuando un grupo de estudiantes de muchas nacionalidades tuvo la ocasion privilegiada de visitar el Centro del desarollo turístico situado en Dénia.

Yo y mis familiares ya por muchos anos aprovechamos la posibilidad que presta la escuela de lenguas TLCdénia y su gerente Maria Carmen Timor de tanto mejorar el dominio del idioma castellano como de enriquecer conocimientos sobre Denia y comarca y establecer nuevas amistades.

estudiantes_de_español

José Vidal, el director del CDT, recibió el grupo para dar información sobre las actividades que se realizan en el centro, nos presento a sus alumnos y formadores.

Vimos las aulas y laboratorios de cocina y cata. Durante el recorrido el director acompanado por el técnico de Formacion Wenceslao Sanjuan y otros profesores del CDT respondieron con paciencia todas nuestras curiosas preguntas.

Continuamos con la presentación de conocimientos adquiridos por los alumnos. Camareros jovenes pero de altura profesional nos recibieron con cóctel de aperitivo y después nos sirvieron ejemplos del arte de cocina. Otra vez más comprendimos lo importante que es “comer bien” no solo para persona misma sino para hostelería del pais anfitrion.

Pasamos horas de maravilla acogidos con carino. Hablamos de recetas, de idiomas, de ensenanza, bien … de todo.

¡Qué lástima esto no ocurre cada día!

Lubomír Molnár

de nacionalidad checa

estudiante avanzado +50


pasar unos meses en el extranjero, en el sur de España, durante la primavera y el principio del verano. ¿Por qué España? No lo sé, porque estoy enamorada de este país desde hace años. Por eso, y por el refrán que dice: “Más vale tarde que nunca”, me decidí a coger una temporada sabática de mi trabajo y de mi familia también, y me vine sola con mi perro.

Dénia era mi primer objetivo en España.  Por allí estuve 2 semanas Practicando el idioma en TLC Dénia.  Fue una experiencia muy interesante: volver a ser alumna con 56 años, estar junto a gente joven, gente más mayor, gente de diferentes partes del mundo, hablar de asuntos políticos o cotidianos, comparar costumbres de diferentes culturas, otras generaciones,… Todo esto cambia la perspectiva de tu propia vida, y además, practiqué mi español y no me sentí sola.  Estoy muy contenta de haber hecho un curso de idiomas.
El próximo fin de semana continuaré mi viaje por Andalucía, Castilla y para terminar, Asturias. Tengo curiosidad por saber lo que me espera.

Ulrike Heuermann, Alemania
Estudiante de español


Soy una alumna de Taiwán y llevo en Dénia cuatro meses. Antes de venir a Dénia estuve buscando una escuela para aprender español y también un lugar bonito para pasar mis vacaciones.Al final me decidí por Dénia y me alegró mucho porque siento que poco a poco me estoy enamorando de este pueblo.

En Dénia normalmente voy a clase de español por la mañana.Es muy divertido que haya muchos alumnos de diferentes países cada semana, porque nunca sabes de dónde va a venir la gente.Cuando termino las clases, me gusta ir a la playa para tomar el sol y también pasear por el centro.A veces voy andando hasta el otro lado de la playa porque cada parte tiene vistas diferentes y tienes una sensación especial cuando la ves.

Si hace buen tiempo, también vamos a la montaña que se llama Montgó, desde la que puedes ver todo el pueblo y después de la excursión vamos al centro para tomar café o un helado.La verdad es que me encantan esos momentos.

Estoy contenta de haber encontrado este sitio y creo que este viaje será una experiencia inolvidable para mí.

Liu Ting-Huan (Estudiante de español)

 

 


Denia is a small town on the east coast of Spain. It is the perfect vacation spot as it has something for everybody, be it beaches or mountains, peace or parties, history or shopping.

vista-deniaBeing a beach bum, I headed straight for the beach as soon as I arrived. It was a beautiful sunny day and the Mediterranean waters beckoned me. It was only when my skin began to wrinkle that I was compelled to get out of the sea. To take a little breather, I stopped by the beach bar to get some food and fresh orange juice.After a much needed relaxation at the beach, I decided to walk around the town’s main street Marques De Campo. I quickly learnt that people in Denia take siesta seriously and that all the stores were closed from 1pm to 5pm.As it was too hot to go back to the beach, I decided to indulge in a siesta myself. After all, when in Spain do as the Spaniards do!

When I finally arose from slumber, I walked to the hill-top castle located in the centre of Denia. The castle dates back to the 11th century and houses an archaeological museum. The best thing about the castle is the view of the sea and town once you get to the top.

I then decided to undo all the good I did walking up to the castle by treating myself to paella for dinner. Paella is one of Spain’s most famous dishes and there are said to be over 200 varieties of paella. After much thought, I ordered the seafood paella made out of rice, vegetables and every kind of seafood imaginable.

With my hunger satiated, I proceeded to the Marina where the nightlife of Denia resides. I found Republic, a lounge that happened to have a live salsa band playing that night. I stood there mesmerised by the dancers. A local lady named Maria took pity on me standing and decided to teach me the ropes of salsa. I happily danced the night away.

The next day, I woke up determined to hike to Montgo, a mountain in Denia. However, my resolution slowly dissolved and I chose to do a shorter route activity-beachvolleyballthat would only take me halfway up the mountain. Huffing and puffing, I finally reached my destination, a cave located in the mountain. It was a warm, clear day and the views were breathtaking. There was a sea glittering in the sun in front of me and a towering mountain behind me. I felt a sense of peace wash over me as I took in my surroundings. Exhausted from all the activity, I returned to the beach where I spent the rest of my day.

By Priyanka Shewakramani Mumbai (India)


Hace trece años vinimos de vacaciones a Dénia. Alquilamos un apartamento en una urbanización en Las Marinas. Era un apartamento pequeño, pero eso no importaba porque la gente aquí hace vida en la calle.  Solo íbamos al apartamento para dormir.

 

Por la mañana, salíamos a desayunar a un bar. Después íbamos a la playa o hacíamos excursiones. La segunda semana fuimos por los alrededores para ver las casas. También subimos al Montgó. Desde allí se puede ver todo el pueblo, el castillo y el mar. Nos encantó el mar, y las vistas desde el Montgó son indescriptibles. Es impresionante, de verdad.

 

Vimos algunas casas en venta y pensamos en comprar una de esas.

Lo pensamos mucho porque era una gran decisión: dejar a tu familia, tus amigos, tu trabajo,… Es un cambio grande.

 

Al final nos decidimos por Dénia. Aquí vivimos más tranquilos. Hace más sol y tenemos el mar cerca. No hace falta que viajemos cada año en vacaciones. Hoy tenemos amigos y un trabajo aquí. Nuestra familia nos visita en verano y así tenemos todo lo que nos gusta. Yo me encuentro muy bien aquí.

 

Helga H. – (Estudiante de español)